CA | ES | EN

Stania Kuspertova

Noticias

Hola, me llamo Stania Kuspertova.

Si estás en esta página, probablemente quieres saber algo sobre mí. Intentaré explicarte la historia de mi vida y por qué una chica checa terminó en el Pirineo catalán para crear el Zoo de los Pirineos. Ponte cómodo, que voy a tardar un rato.

Esta soy yo: uno de los momentos más felices de mi infancia.

Stania monta un cavall

Nací en la República Checa, en una pequeña ciudad de 8.000 habitantes. Ya des de pequeñita he amado a los animales, y entonces ya lo tenía muy claro: quería ser veterinaria. Pero, aunque mis padres trabajaban con animales (mi padre era técnico veterinario y mi madre trabajaba como ingeniera en una de aquellas producciones de leche tan y tan grandes que eran típicas en los países del este), me prohibieron estudiar la carrera de mis sueños. ¿Por qué? Seguramente tenían alguna buena razón; hicieron lo que consideraban lo mejor para mí.

Tenía 17 años cuando entré en contacto con la cetrería por primera vez. La razón tenía ojos verdes, pelo largo y rubio y 19 años. Se llamaba Jan… oh, mi primer amor ;). Me enseñó cómo cuidar a las aves rapaces, cómo entrenarlas, y durante nuestras vacaciones de verano hasta organizamos una exhibición de vuelo libre de aves rapaces en un castillo. Que, por cierto, ¡fue todo un mérito para nuestra edad! Vinieron muchas personas para ver nuestro espectáculo; ¡hasta salimos en las noticias de la tele! Decidimos: con esto queremos ganarnos la vida. Pero necesitábamos dinero. Así que Jan se fue al extranjero a buscar trabajo y yo seguía con la esperanza de poder convencer a mis padres sobre mi futuro como veterinaria.

Pero ellos no querían ni oír a hablar de ello. Tenía 18 años cuando dejé atrás a mis padres, mi hermana y a mi país. Lo único que me acompañó en el viaje de reencuentro con mi novio fue una mochila en mi espalda. Fui al norte de Alemania, donde él trabajaba en el centro de cría de halcones más grande del mundo. Me contrataron para cocinar para los trabajadores y para hacer de mujer de la limpieza. Pero ya os lo he dicho: me encantan los animales, y en poco tiempo no solo cocinaba para los trabajadores, sino que también cuidaba toda una parte de los halcones de la empresa. (La resta de los trabajadores se centraba en entrenar a los pájaros destinados al mercado árabe.) Y mi vida cambió. Jan no era feliz en Alemania y, después de 2 años de relación, tomamos caminos distintos.

Yo me quedé y viví una vida feliz, rodeada de halcones, naturaleza y un montón de trabajo.

Hunting trip to Pakistan

Con el paso del tiempo me casé con el jefe de la empresa y tuvimos tres hijos maravillosos (Martin, Anna y Lukas). Nuestros halcones ganaron una muy buena reputación alrededor del mundo, y viajábamos un montón. Pasamos un tiempo muy bonito en los Estados Unidos, como invitados del fundador de la fundación “The Peregrine Foundation”, pero, evidentemente, la mayor parte de nuestros viajes fueron a los países árabes. La experiencia más aventurera y exquisita que viví fue cuando fui la invitada especial de la familia real de Abu Dhabi durante la cacería hacia Pakistán. ¡Nadie se lo creía! ¡Jamás los árabes habían invitado a una mujer a la cacería! Fue un honor muy grande para mí y la experiencia más bonita de mi vida.

Pero todos estos acontecimientos y esta felicidad no duraron mucho. Nuestro vecino fundó una empresa de cría de setas justo al lado de nuestras instalaciones. Por mala suerte, no le importaba el medio ambiente y, para ahorrar dinero, no puso filtros a sus cultivos. El aire se llenó de esporas y de toxinas de esporas invisibles pero letales.

Tuvimos que irnos de Alemania.

Vista panorámica a Roc FalconY es que no hay cura para los pulmones llenos de esporas. Lloraba por mis queridos halcones cuando veía cómo el moho les impedían respirar, cómo sus hígados se hacían tan grandes que los terminaron matando, cómo los polluelos nacían ciegos… y todo por culpa de la empresa de cría de setas. Intentamos solucionar el problema por vía legal en contra de nuestro vecino, pero era un amigo rico de los políticos y no pudimos ganar el proceso. Para salvar a nuestros animales tomamos una decisión rápida. Mi marido tenía una finca en el Pirineo catalán; transferimos toda nuestra empresa allí lo más rápido posible. Y esta es la razón por la que en el año 2006 nos mudamos a España con toda la familia, todos nuestros animales y gran parte de nuestra plantilla. Los halcones con problemas de hígado aún se morían, pero poco a poco volvió la esperanza a nuestros corazones, pues muchos de ellos tenían futuro.

Pero me sentía inquieta, sola e infeliz con mi vida. Finalmente decidí dar un paso adelante, separarse y empezar un nuevo período de mi vida. Y en este momento me di cuenta de que durante todos estos años juntos mi marido guardaba nuestro dinero a su nombre. Pero llegamos a un acuerdo y me reconstruyó una casa en una pequeña finca y me ayudó con la construcción de la base del zoo. Así, después de 16 años con él no me quedé en la calle sin nada.

Conocí a Eloi y encontré en él mi media naranja.

A perfect pairTardamos tres años y medio para reunir todos los permisos que necesitábamos, y medio año más para construir la estructura básica del zoo. De este modo pudimos abrir las puertas al público en junio del 2014. Y desde entonces nuestra vida es completa y feliz y también triste a veces, trabajamos más que nunca (atención a la ironía: dejé a mi marido, entre otros razones, porqué no tenía tiempo para mis hijos)…

Y aquí estamos, este año nuestro parque celebrará su 3r aniversario de apertura y esperamos que le quede un largo camino a recorrer, porque nos encanta nuestro trabajo y pensamos que lo que hacemos tiene un sentido muy profundo: esperamos que las personas que hayan visitado nuestro parque y hayan tenido la oportunidad de ver animales sanos en nuestro espectáculo, que hayan podido conocer, dar de comer o acariciar a algunos de los animales salvajes irrecuperables que acogemos y cuidamos… que la sensibilidad de estas personas aumente hacia los problemas medioambientales y que ayuden a la naturaleza de cualquier forma posible.

Repsonder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *