CA | ES | EN

Garduña

Noticias

Garduña (Martes foina)

Garduña una ombra en bosqueSu rostro adorable, su pelo oscuro y denso, una atleta ágil, una sombra silenciosa en la oscuridad, un rápido reflejo de ojos que observan la carretera y se topa con los faros de un coche que pasa, un movimiento en las ramas del árbol que hay justo encima tuyo: un animal muy bonito… y un asesino letal.

¿Cómo puedo presentaros este animal y ser imparcial? Intentaré hacerlo lo mejor posible. Por favor, mantened la mente abierta porque algunos de los hechos que os contaré pueden impactaros mucho.

Hay muchos países en los que las garduñas son un animal que se caza. En esos países se les puede cazar de noviembre a febrero. ¡Y en las zonas donde crían urogallos o perdices, está permitido darles caza durante todo el año! En España la situación es muy diferente. La población de garduñas está disminuyendo. ¡¡¡En las islas Baleares es casi seguro que ya se han extinguido!!!

¿Qué hacen las garduñas para que las personas intenten exterminarlas?

Payeses

Garduña sobre la caja nidoLas garduñas son pequeños depredadores. Su cuerpo largo y delgado les permite entrar en pequeños agujeros. Sus garras largas les ayudan a escalar con facilidad. Se alimentan de mamíferos, pájaros y sus huevos, réptiles e incluso peces y ranas. Pero también les encanta edulcorar su dieta con miel y frutas dulces. Nadie debería sorprenderse si de vez en cuando, sobre todo cuando tienen pequeños y hay una elevada demanda de comida, visiten casas de campo; especialmente gallineros.

Se acercan silenciosamente y con mucha precaución. Entran en el gallinero a través de agujeros que son tan pequeños que nadie podría imaginar que un verdugo peligroso puede entrar por allí. Una vez están dentro, empieza la fiesta: matan, matan y matan. Y cuando se van, dejan detrás suyo un sanguinario desastre, ya que solo se llevan una pequeña parte de la carne que han matado y desaparecen. A la mañana siguiente, cuando el payés abre la puerta… ya os podéis imaginar cómo se enfada.

Algunos naturalistas afirman que las garduñas solo quieren matar una gallina, pero se ven forzadas a matarlas todas puesto que las demás empezarían a estar histéricas y harían mucho ruido, cosa que delataría la presencia del intruso. De todos modos, una vez que el payés descubre que una garduña ha matado todo su aviario, podéis imaginaros que sus sentimientos hacia las garduñas no se hacen más positivos.

(Por cierto, es casi imposible matar una garduña con una bala. Son extremadamente rápidas y ágiles. En países donde está permitido cazarlas usan trampas para capturarlas. Pero aun así es complicado atraparlas, ya que tienen un sentido del olfato muy bueno y evitan cualquier objeto que huela lo más mínimo a humano.)

¿La solución al problema?
Hacer que el gallinero sea a prueba de garduñas. Si no encuentran ningún agujero por el que puedan entrar, se convertirán en vuestras ayudantes. El olor de las gallinas las atraerá a vuestra casa, pero como no pueden conseguir su plato favorito empezarán a cazar ratas y ratones. De este modo mantendrán vuestra casa limpia de roedores.

Conductores de coches

Garduña puede averiar coche

La garduña es conocida por entrar en el motor de los coches y causar grandes destrozas mordiendo y destrozando los cables del interior. Una aseguradora de Alemania hizo un estudio para entender por qué lo hacen, ya que perdían mucho dinero cada año por culpa de estos animales. Sorprendentemente, no es porque las garduñas busquen un lugar caliente donde esconderse.

Lo que pasa es que las garduñas son muy territoriales y muy agresivas ante intrusos. Por eso, si vuestro coche está parado en vuestra casa y “vuestra” garduña lo utiliza como escondrijo, no hay destrozas. Pero si vais a ver a un amigo vuestro y entráis en el territorio de otra garduña, sí que habrá problemas. La garduña que vive cerca de la casa de vuestro amigo enseguida huele “vuestra” garduña en el interior del coche y se enfada mucho. Entra en el motor de vuestro coche hecha una furia y destroza todo lo que puede encontrar y lo hace pedazos.

¿La solución?
En Alemania ofrecen una limpieza de motor, de modo que no huela a garduña.

Productores de ropa de piel

El pelaje de invierno de una garduña cuenta entre las pieles que se usan para hacer ropa. Pero su calidad se considera inferior a la de otros animales y no hay una gran demanda.

Accidentes de coches

Garduña muerta en la carreteraA veces podemos encontrar una garduña muerta en la carretera. ¿Cómo es posible que un animal que vigila tanto y es tan ágil termine debajo de las rudas de un coche?

Muchas veces es a causa de venenos.

Como ya he dicho, las garduñas tienen muchos enemigos entre los humanos. Y, por mala suerte, los venenos se usan con demasiada facilidad. De este modo, si una garduña come el veneno directamente o encuentra un ratón envenenado, sus reflejos se vuelven lentos y es posible que lo atropellen. Tengo un amigo que encontró una garduña muerta en la carretera, claramente víctima de un coche, y se la llevó para dársela de comer a su buitre africano. El buitre murió del veneno que contenía el cuerpo muerto de la garduña. Si no hubiese sido el buitre de mi amigo, este destino le habría tocado a algún animal salvaje como por ejemplo un cuervo, un zorro o un jabalí, a parte de muchos pequeños insectos que también habrían encontrado el cuerpo y habrían muerto por comerlo.

Pero también hay otra causa, más romántica, para perder toda precaución. Amor, o la necesidad de reproducirse, podéis llamarlo como queráis.

Las garduñas tienen una vida solitaria. Cuando es oscuro salen de sus escondrijos y mientas buscan alimentos marcan su territorio, principalmente con excrementos, ya que tienen un olfato excelente. Nunca abandonan su territorio y nadie es bienvenido en él. Pero cuando se acerca la temporada de cría, su comportamiento cambia. Los machos recorren largas distancias para encontrar una hembra con la que aparearse i olvidan totalmente la precaución y discreción que las caracteriza. Si se encuentran dos machos, luchan violentamente el uno contra el otro. Si un macho encuentra a una hembra, también luchan violentamente para demostrar que el macho es fuerte y violento y que su genética asegura a la hembra unas crías vigorosas. Y durante estas 2 a 3 semanas las garduñas viven en un trance y solo les importa una cosa: amor, amor, amor.

Mi experiencia con garduñas salvajes

Garduña se escondeMi experiencia con las garduñas fue mientras trabajaba en el Norte de Alemania. Teníamos nuestras facilidades para criar halcones en una zona dentro del bosque. El techo de las instalaciones estaba hecho de tablas con ranuras, un lugar ideal para que las garduñas hagan su nido. Era plena temporada de cría, los nidos de los halcones estaban llenos de pequeños. Tanta vida, tanta movida, tantos gritos: “¡¡tengo hambre, tengo hambre, tengo hambre!!” Dábamos de comer entre 5 y 6 veces al día, ya que la demanda de comida era enorme y necesitaban comida muy fresca.

Y entonces, una mañana entré en las jaulas para dar de comer a los halcones padres para que pudiesen dar de comer a sus pequeños, ¡pero no se sentía ni un ruido! Encontré unos cuantos polluelos de halcón sin cabeza. ¡Qué desastre! Enseguida llamamos a nuestro amigo, un cazador profesional, para que viniera lo antes posible; el veredicto era claro: una garduña. Y, además, nuestro amigo nos dijo que era casi seguro que había un nido de la garduña con crías dentro de nuestras instalaciones y que la madre garduña seguiría volviendo cada noche para encontrar más comida para sus pequeños.

GarduñaPresté mucha atención cuando iba a dar de comer a los halcones y no tardé en determinar dónde estaba el nido de la garduña. Una vez oí las voces de las pequeñas garduñas. Nuestras autoridades nos dieron un permiso especial para buscar la garduña que nos había hecho tanto daño. Pero no fue fácil atraparla, puesto que nuestras instalaciones eran muy grandes y la garduña movía a sus pequeños cada noche. Finalmente pudimos atrapar la madre asesina. Se la dimos a nuestro amigo cazador juntamente con sus crías y le pedimos que se las llevara tan lejos como pudiera de nuestra casa.

Pero vimos que no solucionamos el problema: nuestro centro de cría de halcones estaba en el territorio de las garduñas y cuando nos librábamos de una, inmediatamente aparecía otra. Y así fue. Solo unos días más tarde ya teníamos otra garduña en nuestras instalaciones. Pero aquella era una criatura amable y tímida que comía las abundantes sobras de carne que había en las jaulas de los halcones. Nunca mató a ningún halcón y vivimos felices para siempre.

Final de la historia.

¿Os ha gustado mi explicación?

¿Habéis vivido una experiencia con garduñas? ¡Habéis oído historias interesantes sobre ellas? Me encantaría oírlas. Por favor, dejadme un comentario o escribidme vuestra historia por e-mail a zoopirineu@gmail.com. ¡Si es buena, la publicaremos!

 

Repsonder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *