CA | ES | EN

Águila real – depredador y protector

Noticias

Cetrería en países árabes.
Hace años tuve el enorme privilegio de acompañar a la familia real de Abu Dhabi a la caza con halcones en el desierto estepario del Pakistán.

Fueron unos de los mejores días de mi vida.

Hoy quiero explicarte una de las experiencias que me llevé de allí.
Influyó profundamente en mi percepción de la naturaleza.

Para empezar:

¿Cómo funcionaba la caza?

Mañana antes de cazar.Con la escasa luz del amanecer salían los rastreadores, en búsqueda de las huellas y los rastros de los animales que intentábamos cazar.

Mientras tanto el campamento se despertaba con una actividad frenética: encima del fuego hervía agua para el primer té del día, rápidamente tomábamos el desayuno, se pesaban los halcones, se hacía el último control de la telemetría y ya llegaba un mensaje con las coordenadas de los rastreadores: la presa está allí.

Rápidamente dentro de los coches y “iala”, ¡de cabeza a la aventura!

Quien veía primero la presa gritaba para avisar. Los halcones salían según una planificación previa. (No se pueden mandar dos halcones detrás de una presa. Se atacarían e incluso uno podría llegar a matar al otro en el intento de ganar la presa para él.)

El pájaro está en el aire.

La lucha en el aire.Ahora la mayor preocupación del cetrero es el momento cuando el halcón baja con su presa al suelo.

Escondidos entre la vegetación arbustiva están esperando los gatos y los zorros salvajes; los asesinos despiadados de los halcones. Como un relámpago atacan al halcón con sus garras afiladas y sus dientes curvados.

Son unos maestros:
Conocen el ritual de la caza. Sin dejarse ver por la gente, siguen los coches de los cazadores. ¡Una vez que el halcón aterra, rápidamente van hacia allí! Con la agilidad de un asesino experimentado lo atacan, lo matan y se llevan al halcón y el premio en forma de la presa recién cazada dentro de su madriguera.

Debes entender que el rato que pasa el halcón al suelo para poder comer su presa es el momento más crítico de su vida.

  • Las plumas largas de su cola y de sus alas lo hacen patoso y no se puede defender.
  • Su vista de depredador está orientada adelante y no ve un gato que se acerca por detrás.
  • No tiene sentido del olfato que lo avisa cuando se acerca un peligro.

El cetrero lo sabe.

Cetrero observa el vuelo del halcón.Desde el momento en el que el pájaro despega de su mano, los ojos del cetrero nunca abandonan la silueta de su compañero en el cielo. Habitualmente ve donde baja el halcón con su presa.

Ahora todo va muy rápido. Se acerca rápidamente al lugar donde pierde al halcón de vista entre la vegetación.

Llega al punto donde debería encontrar al halcón. Pero no hay ningún animal. Solo unas pocas plumas en el suelo. Rápidamente enciende el transmisor para seguir la señal que emite un pequeño aparato colocado entre las plumas del animal.

Y esta señal lo lleva hasta un agujero debajo de un arbusto. Todo está tranquilo, no se oye ningún ruido, no se percibe ningún movimiento. Siente una gran frustración y enorme tristeza. El precioso rey del aire ha encontrado su muerte entre los dientes de un mamífero listo y sin compasión.

Un sentimiento de dolor e impotencia.

Águila real¿Pero cómo puede ser?
¡Los zorros y los gatos son animales nocturnos y no deberían causar la muerte a los halcones!

Le pregunté a nuestro anfitrión y me lo explicó:

Antes no había problemas con los gatos y los zorros. Pero los cetreros tenían que observar y temer los ataques del cielo. Las águilas reales vigilaban des de una gran altitud con una mirada aguda y potente todo lo que pasaba en el suelo.

También ellas aprendieron el ritual de la caza. Y aprendieron que podían robar la presa a los halcones, y disfrutar de una deliciosa y cómoda comida sin tener que hacer ningún esfuerzo. Atacaban a los halcones para robarles la presa antes de que las personas pudiesen ir a ayudarles.

¿La solución al problema de las águilas?

Te lo puedes imaginar.
Un tiro con la escopeta. Y ya está. ¡Y puesto que es tan sencillo y eficaz, lo mejor es matar a todas las águilas! Así podremos disfrutar de la caza con los halcones sin ninguna distracción.

Trabajo hecho.
Felicidades. Ningún halcón perdido entre las garras de las águilas.

Y llega el año siguiente.

El mismo lugar, el cielo claro y limpio, o vacío, depende de tu punto de vista. No se ve ni una silueta de águila en el cielo.

Vulpes vulpes¡Y he aquí!
Los zorros se encuentran sin su depredador natural y los gatos disfrutan de la vida sin el peligro mortal que antes les perseguía cada día. De repente no hay nadie para crear un equilibrio.

Pobres conejos, pobres aves que nidifican en el suelo. Nadie regula el número de devoradores y de sus crías.

¡Ya no atacan durante la noche! ¡Tienen todo el espacio para ellos durante el día y la noche! ¡Cada vez hay más! Y tienen hambre.

Y aquí está el problema:

¡La naturaleza necesita el EQUILIBRIO!

Y el equilibrio lo traen los grandes depredadores. Los animales que a veces también atacan nuestros animales domésticos y nos causan pérdidas dolorosas.

 

¡Venga! ¡Vámonos a casa!

¡No puedo negar que las águilas reales a veces se especializan en la caza de gallinas de una masía o a veces se lleven un gato doméstico! :0

Aquila chrysaetosSi eres de ciudad, créeme que aquí, en el Pirineo, nuestra realidad es convivir con la naturaleza salvaje. Que los documentales sobre los animales que tú miras en la tele, aquí los vivimos en primera persona. Que nuestros animales a veces terminan siendo la comida de los zorros, las garduñas, los lobos o las águilas.

Te preguntas:
¿Por qué a los depredadores les gusta visitar las masías?

La respuesta es sencilla y seguramente te lo puedes imaginar.
Los animales de granja son como un bufet libre. Bien rechonchos, todos replegados en un lugar cerrado, la experiencia de las generaciones anteriores no les ha podido enseñar a protegerse y a esconderse.

Todo viene servido en bandeja.

¿Qué opinas?
¿Estás de acuerdo conmigo en que debemos proteger a nuestros animales?

 

Ahora viene la parte importante:

¿Por qué no matamos a los animales salvajes si causan daños en la granja?

1. Es ilegal. El águila real está protegida a nivel mundial.
2. Recuerda lo que pasó en el Pakistán. Fue una solución cruel y desproporcionada con un efecto mucho peor que la causa por la que fue tomada.

Tenemos que intentar a obligar a los depredadores a buscarse su vida en el campo y en la montaña.

 

¿Qué te propongo?

¡Busca ayuda en la naturaleza!

Falco tinnunculusLos visitantes del Zoo de los Pirineos ya saben cómo queremos a nuestros cernícalos, Xurri, Jake y Mini. Cómo apreciamos su valentía, su carácter juguetón, divertido y fiel.

¡Ahora viene lo inesperado!

¡El cernícalo, un pájaro de 200 g de peso, es capaz de ahuyentar de su territorio a una águila real! ¡Un pájaro que pesa hasta 20 veces más que él mismo!

¡Son extraordinariamente valientes! ¡Y son increíblemente ágiles!

Si se acerca un ave rapaz a su territorio, se enfadan, empiezan a gritar, rápidamente suben por encima del ave, fuera del alcance del peligro que representan sus garras y…

¡Ñac, ñac, ñac, toma una colleja, y aquí tienes otra!
La pareja ataca al intruso con giros rápidos y ferales. Naturalmente no lo pueden matar ni herir gravemente, pero se hacen tan pesados que siempre consiguen cumplir su misión: apartar al peligro de su casa… y en este caso también de la tuya.

¡Si consigues que los cernícalos escojan tu casa como lugar de cría, te protegerán contra los ataques aéreos de los grandes depredadores!

¿El valor añadido?

¡Comen ratones! ¡Y son muy eficientes en su tarea! ¡Te ayudarán a mantener a los pequeños roedores bajo control!
¡Tienen una voz vivaracha, llenarán el alrededor de tu casa con alegría!

 

Y ya nos acercamos al final:

¿Qué intento que entiendas?

  1. Necesitamos a los grandes depredadores en el medio ambiente.
  2. Es una moneda de dos caras: la buena y la mala, ¡pero vale la pena!
  3. La tranquila y permanente sabiduría de la naturaleza busca un equilibrio.
  4. No podemos prever qué efectos tiene nuestra interacción a largo plazo.

¡Ayúdame a hacer difusión de este artículo para que llegue a más personas!
Compártelo en tu red social y menciona a uno o dos de tus amigos que se interesen por la naturaleza para asegurar que les llegue.

Como más gente entienda como funciona la naturaleza y gane respeto hacia ella, mejor para todos nosotros, y también para nuestros hijos.

Repsonder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *